A los 22 años le otorgaron una cuota alimentaria. (caso real)










Parece una contradicción, pero no lo es. 

Sabemos que la obligación alimentaria de los padres se mantiene hasta los 21 años o incluso menos si se demuestra que el alimentado puede sustentarse a si mismo.


Ello quiere decir que a partir de esa edad el padre no conviviente ya no está obligado a contribuir en los gastos de su hijo/a.

Sin embargo no lo entendieron así los jueces de la Cámara Comercial de Dolores en un fallo reciente.

Se trata de una causa en la cual una joven de 22 años solicitó a su padre una cuota alimentaria por vía judicial para asegurarse la finalización del último año de sus estudios universitarios que le demandaba una cursada de ocho horas diarias.

El mayor argumento fue que debía atenderse la urgencia alimentaria en el rubro educación, así como las pocas posibilidades de trabajar que tenía la joven por las ocho horas diarias de cursada, sumando a ello el tiempo de viaje y el que debía destinar a estudiar.

Al pronunciarse, los jueces hicieron referencia a que una carrera universitaria favorece una mejor inserción laboral y remuneración, argumentando que fundado en la solidaridad familiar se considera ajustado a derecho fijar como cuota alimentaria mensual -hasta que termine la carrera universitaria, en el 10% de los ingresos jubilatorios que percibe su padre.

Este caso demuestra, entonces, que el Derecho no es una ciencia exacta y que la ley debe analizarse en cada caso concreto.

Se permite la transcripción de esta nota siempre que sea íntegra y contenga un link a este Blog



Suscribirse por mail

Ingrese su e-mail para recibir las publicaciones (es gratis!)

Related Posts with Thumbnails
Related Posts with Thumbnails

¿Como se hace un reclamo laboral? Click aquí.